Trump en China: la cruzada final contra Corea del Norte

Regolare Commento Stampare

Donald Trump, tras calificar a Corea del Norte de cruel dictadura, le advierte de que 'Llegó el ‎tiempo de la fuerza', pero a su vez, le ofrece dialogar.

Y al parecer comenzó bien. Trump participa en una gira asiática de 12 días y ha visitado China y Japón, país cercano, con el que las relaciones pueden considerarse menos cordiales.

Por último, subrayó que el mundo no puede tolerar la amenaza de un "régimen canalla", que amenaza con la "devastación nuclear".

En este monumento del siglo XV, situado justo al norte de la Plaza de Tiananmen y que sirvió hasta 1911 de residencia y centro de gobierno de los emperadores Ming y Qing, el presidente Xi y su esposa, Peng Liyuan, una famosa soprano, recibieron a los Trump a la entrada del Salón de los Tesoros.

Precisamente el martes las autoridades chinas publicaron los datos de comercio exterior del gigante asiático durante los 10 primeros meses del año, que muestran que China registró un superávit con Estados Unidos en el comercio de bienes por valor de 233,000 millones de dólares, la segunda cifra más alta para ese periodo de los últimos años.

Ayer mientras tomaban el té, Trump mostró a Xi un video de su nieta, Arabella Kushner, cantando en mandarín y recitando poesía clásica china, lo que llevó a Xi a elogiar su actuación como meritoria de una "A+", dijeron medios estatales chinos. Por su parte, los norcoreanos consideran al líder estadounidense como "viejo lunático" y le espetan con un "castigo sin piedad", por su retórica en contra de Corea del Norte.

China, que asegura 90% del comercio con Corea del Norte, tiene una posición crucial para presionar al régimen de Kim Jong-Un, que en septiembre pasado llevó a cabo un nuevo ensayo nuclear.

"Todas las naciones responsables deben unir sus fuerzas para aislar al brutal régimen de Corea del Norte", pidió. "Intenta construir tus autos en los Estados Unidos en lugar de enviarlos".

Acompañado de su esposa Melania, Trump arribó al país con el objetivo de lograr apoyo para convencer a Corea del Norte a que renuncie a sus ambiciones nucleares.

China busca evitar al máximo conflictos y disputas, bajo la máxima de que las dos mayores potencias mundiales pueden lograr mucho más cooperando que enfrentadas, por lo que Pekín insistirá en mantener la buena armonía por encima de las diferencias.